Ahora los niños quieren tener todo primero

 

Fue un comentario de una mamá angustiada ante la presión de sus hijos. Me comentaba que los niños quieren todo primero, mejor y nuevo: celular, automóvil, recámara, televisión, tableta, silla, cena, etc. 

Hace algunos años la jerarquía era casa era muy clara: Los adultos eran lo primero y al final los niños. Recuerdo cuando llegan a cenar mis abuelitos a la casa, mi madre les servía primero, el mejor lugar en la mesa, la silla más cómoda, los platos más nuevos y los cubiertos menos deteriorados eran para ellos. En casa siempre mi madre fue lo más importante y luego mi padre. Ahora se ha revertido el orden de jerarquía. Los niños son lo más importante.

El celular nuevo les toca a los hijos y el usado a papá o el auto recién comprado es para el adolescente y el usado a mamá. ¿Cuántos papás se limitan disfrutar ciertos privilegios para que sus hijos tengan la mejor fiesta o vacaciones en grande? ¿Cuántas veces los niños duermen en cama y los padres en el piso? ¿Quiénes tienen la mejor y más nueva televisión en su cuarto? Muchas veces nuestros hijos. ¿Por qué nuestros hijos ocupan el primer lugar de la jerarquía en casa?

Hay muchas posibles explicaciones. Quizás la más importante es que la mayoría de los padres sufrimos carencias cuando éramos pequeños. Y ahora queremos que tengan lo que nunca tuvimos. Otra explicación probablemente es que muchos padres consideran que el cumplimiento de su responsabilidad parental es satisfacer con calidad y “marca” todos los caprichos de sus hijos. En un estudio realizado por la Dr. Brent Donnellan, profesor del Departamento de Psicología de la Universidad Estatal de Michigan, afirma que los adolescentes hoy es una generación más empoderada, Piensan que todo lo merecen por el simple hecho de existir. Por ello no nos sorprenda que nos enfrentemos con hijos muy cínicos hacia todo lo que signifique autoridad.  Una persona cínica siente indiferencia o desprecio por la sociedad y actúa con falsedad sin sentir vergüenza. 

Según el Dr. Donnellan afirma que la presente generación se considera más inteligente de todos que están a su alrededor, sin embargo, tienen una percepción y actitud negativa hacia ellos mismos porque tarde o temprano descubren su falsedad.

Entre los adolescentes existe una gran confusión entre los conceptos de equidad e igualdad. Muchos piensan que deben tener los mismos derechos que los adultos. Hace algunas semanas un adolescente de 15 años me reclamaba que no era justo que su papá tomaba alcohol y a él no lo dejaba y me decía: “Maestro, somos iguales y lo que él hace yo también.”. El semestre pasado, en una de mis clases de universidad estaban todos pupitres ocupados y llega una alumna tarde. Le pido a uno de mis alumnos (hombre) el favor de dejarle su lugar y salir por un pupitre para él. Me impactó su respuesta: “Maestro, ¿por qué yo? Que vaya ella. Tiene dos manos y piernas.” Y la alumna me dice: “Maestro, no lo moleste. Yo puedo ir.” Y mi respuesta fue enérgica al estudiante: “Te levantas y trae otro escritorio.” El estudiante muy molesto fue por él. En mi salón de clase, las mujeres son las personas más importantes y los varones están en un segundo lugar. Si alguna vez nuestros hijos protestan: “¿Por qué mamá tiene todo lo mejor y nuevo?” Nuestra respuesta será: “Porque tu mamá es lo más importante en esta casa.”

Familia21

Sección Vida

Periódico El Norte