Siempre necesitamos de alguien

«La mujer y el hombre son seres sociales por naturaleza», es una frase del gran filósofo griego Aristóteles para afirmar que todos necesitamos de la socialización para sobrevivir.

En otras palabras: «Existimos y sobrevivimos al coexistir».

La socialización nos enseña que necesitamos relacionarnos para lograr autonomía y autorrealización dentro de una comunidad.

Por ejemplo, ¿cuál es uno de los objetivos más importantes cuando un niño entra al preescolar? Definitivamente, la socialización. Gracias a la interacción con la maestra y sus compañeros aprende las normas de conducta, el lenguaje, las costumbres, los valores, etcétera. En síntesis, el niño aprende a relacionarse saludablemente en una sociedad.

El aislamiento impide que una persona se desarrolle integralmente.

En esta pandemia todos hemos vivido un gran alejamiento físico y social de nuestra familia, amigos y compañeros, y eso nos ha obligado a depender más que nunca de un celular, tableta o computadora para relacionarnos.

Las redes sociales han transformado nuestra forma de interacción a distancia, a través de una pantalla y no cara a cara.

Pero esto no significa que la conexión digital reemplazará la comunicación física, real y cercana, ya que siempre necesitamos de alguien.

La neurociencia nos dice que la mejor forma para organizar y entender nuestros pensamientos, evitar emociones rumiantes negativas, regular los impulsos destructivos, tomar las mejores decisiones y llevar a cabo acciones con esfuerzo y persistencia, es expresarlas verbalmente a otra persona.

No nos debe extrañar que cuando estamos estresados por alguna situación complicada, buscamos de inmediato a alguien que nos pueda escuchar.

Por eso hay un consejo popular: «Desahógate conmigo para que encuentres tu paz».

Hablar no es solamente el mejor medio de comunicación, sino también de comprensión y solución de problemas.

Cuando nos sentimos estresados es importante invertir tiempo y una taza de café con alguien que pueda escuchar con asertividad y paciencia.

Muchas veces no necesitamos su consejo para encontrar la salida a nuestros problemas, porque hablar no solamente es decir palabras hacia fuera, sino también hacia adentro. El cerebro que escucha sus propias palabras, encuentra respuesta a sus preguntas.

Como anécdota personal, muchas veces me he enfrentado a problemas que no comprendo, o a los que no encuentro solución. Cuando estoy en clase empiezo a expresar mis dudas al grupo y durante la exposición la encuentro, y yo mismo me respondo.

Tener un buen confidente, sea un familiar, amigo, compañero, maestro, sacerdote, entrenador, jefe, consejero o terapeuta, nos ayudará a la conexión y escucha que necesitamos ante situaciones complicadas.

Cuando estemos abrumados por ansiedad, miedo y estrés, es muy importante recordar nuestros éxitos pasados y hablar con esas personas que nos apoyaron, ya que la mayoría de las veces es muy difícil ver nuestras propias fortalezas y éxitos.

En ese momento necesitamos de alguien para sentirnos cuidados, escuchados y aceptados.

familia21@elnorte.com

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*

    2 × cinco =