¿Inmaduros o diferentes?

En los últimos seis meses he recibido una gran cantidad de mensajes de directores de recursos humanos preocupados por el nivel tan alto de rotación que están sufriendo en sus empresas, especialmente en empleados jóvenes y recién contratados.

«Doctor, tenemos hasta un 15 por ciento de rotación mensual en todas las posiciones de nuestra empresa (obreros hasta ejecutivos)». «No entiendo por qué están renunciando si tiene buenos sueldos y prestaciones. Se van y, en la otra empresa, les ofrecen lo mismo o un poco menos. ¿Por qué renuncian?». «No permanecen y no tienen amor a la camiseta (empresa). Buscan cualquier excusa para renunciar y la mayoría todavía no ha conseguido un trabajo nuevo».

¿Qué sucede? ¿Habrá una mayor inmadurez en esta nueva generación de jóvenes trabajadores o tienen cualidades diferentes a las expectativas laborales de las empresas? ¿Inmaduros o diferentes?

Muy probablemente es más la segunda que la primera: familias, universidades y centros de trabajo debemos cambiar nuestros paradigmas y creencias sobre lo que los trabajadores y profesionistas buscan en las empresas, especialmente hoy en la postpandemia.

Los mercados laborales del todo el mundo experimentaron cambios significativos cuando el COVID-19 nos golpeó por dos años. La pandemia provocó cambios drásticos en los estilos de escuela, familia y empresas. Por ello, en este 2022 podemos observa temas que están dando una nueva forma al mercado del trabajo:

1. Trabajo a distancia e híbrido. En los últimos años se replanteó los valores del trabajo y cultura organizacional. A nivel mundial experimentamos una demanda laboral remota e híbrida en muchos de los niveles organizacionales. La proporción de trabajos a distancia se duplicó a finales del 2021. Según estadísticas del Centro de Trabajo y Desempeño de los Estados Unidos, del 6.5 por ciento de compañías que tenían trabajo remoto la cifra escaló a un 12.6 por ciento a finales del 2021. Esta forma de trabajo híbrida y remota seguirá creciendo especialmente a niveles profesionales medios y altos.

2. Capacidad de adaptación. Según Globally en octubre del 2021 el 25 por ciento de los empleados tuvo que aprender nuevas habilidades ante los nuevos retos de la pandemia. La adaptación es una de las competencias más importantes que los nuevos egresados de las universidades deben de adquirir para sobrevivir ante los cambios tan acelerados de los dos últimos años.

3. Incremento en trabajos de la salud. La pandemia ha creado nuevas oportunidades para profesionales en el sector de la salud física y emocional. El reporte LinkedIn’s Annual Jobs on Rise demuestra el aumento de profesionales expertos en «vacunas» y salud mental. Las universidades han demostrado un incremento de alumnos que ingresan a carreras profesionales relacionadas con la enfermería, química farmacéutica, medicina y psicología.

4. Nuevos valores y expectativas. Los jóvenes hoy buscan un mayor balance entre su salud mental, familia, convivencia social, recreación y trabajo. Los que pertenecemos a la generación de Baby Boomers (nacidos entre 1950-1970) nos podemos considerar Workaholics (adictos al trabajo) cuya mayor pasión es nuestro trabajo y muchas veces sobre la familia o nuestra propia salud. Ahora los jóvenes buscan vivir con plenitud su existencia y el trabajo es un componente importante, pero no más que la familia o su propio bienestar.

Las empresas deben tomar en cuenta que sus nuevos empleados tienen otras prioridades que van más allá que su dedicación y desempeño laboral. Si las organizaciones crean ambientes balanceados entre sus niveles de producción y la salud integral de sus empleados, éstos tendrán un mejor desempeño y su rotación laboral disminuirá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cuatro =

Volver arriba