El fracaso es el camino al éxito

¿Por qué muchos papás tienen miedo de que sus hijos fracasen? Quizás es porque piensan que les afectará en sus emociones y autoestima.

Walter Bazar, escritor americano sobre liderazgo, define así el fracaso: «El camino del éxito está pavimentado de fracasos». Para muchos el fracaso es esencial para lograr éxito en la vida. «La vida no es un camino de rosas», dicen, hay que sembrar, regar, cosechar y quitar toda piedra y hierba que impida tener un buen fruto.

Los grandes inventores, conquistadores, directores y emprendedores de la historia han enfrentado desastres, aunque con personalidades fuertes y resilientes tuvieron que luchar contra sus impulsos y desgaste antes de tener éxito. Podemos mencionar millones ejemplos de la historia: Thomas Edison falló más de mil veces hasta crear la bombilla eléctrica, Steve Jobs fue despedido de la empresa que él mismo creó, Michael Jordan fue dado de baja el equipo de basquetbol de su escuela y Abraham Lincoln perdió ocho veces la elección antes de ser presidente de lo Estados Unidos.

Cada uno de ellos no se preocupó por sus fracasos; en vez de eso los hicieron parte de su vida para lograr el éxito en cada uno de sus proyectos de vida. El éxito es resultado de las experiencias de vida.

El camino del éxito está lleno de obstáculos, dificultades y, como lo expresa Bazar, lleno de baches el pavimento. Tropiezos que son lecciones valiosas de vida y que nos enseñan a fortalecernos y luchar sin importar los tropezones que tengamos. Es importante aprender de nuestros errores de la vida y enfrentarlos para crecer y lograr nuestros sueños. Tenemos que ser como las olas del mar a las que, sin importar chocar con los arrecifes, nada les impide llegar a la playa.

La vida es hermosa, pero no siempre fácil. El fracaso puede espantar a la mayoría de las personas. Muchos papás pueden enseñar a sus hijos que el fracaso es algo que se tiene que evitar a toda costa. Pero, la verdad es que fracasar es inevitable y tenemos que darles herramientas para enfrentarlo con determinación.

El fracaso y el éxito son términos relativos. Es relativo ya que no es el mismo éxito cuando se compara con dos personas. Pero lo que sí es cierto es que el fracaso nos lleva al éxito. Como lo mencionó Winston Churchill, ex Primer Ministro británico: «El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatal: Lo que cuenta es el valor de continuar».

Una cosa es aprender de los errores y otra es tomar las lecciones de los fracasos para que nos lleven al éxito. Aprender del fracaso consiste en corregir el camino y continuar hacia adelante con mayor motivación. Para ser un ganador tenemos que aprender a luchar con perseverancia, coraje y determinación. El éxito muchas veces no se puede lograr en un día.

El camino puede ser angosto, lleno de baches, abandonado y largo, pero el éxito llegará cuando se aprende que los fracasos son experiencias que nos fortalecen. El fracaso no es lo opuesto al éxito: es parte del proceso del éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

9 − uno =

Volver arriba