No importa el como

¿Cuántas veces hemos escuchado la frase “el fin justifica los medios”? Existe duda quién es el autor de esta expresión. Sin embargo, muchas personas la atribuyen al escritor italiano Maquiavelo en su obra “El Príncipe.” Pero lo importante es qué significa y sus implicaciones: No importan las acciones, sean buenas o malas, lo fundamental es la meta sea buena. Si el objetivo es bueno podemos justificar cualquier acción para lograrla. Con este postulado muchas personas creen que tienen razón de usar cualquier acción mientras la finalidad sea benévola. En otra parte de esta obra de Maquiavelo, Napoleón Bonaparte afirmó: “Triunfa siempre, no importa cómo y siempre tendrás razón. La enseñanza es clara “cuando el fin es legítimo, también son legítimos los medios sin importar las consecuenciascon un alto riesgo en caer en un fanatismo ideológico conla creencia que todas las acciones son permitidas mientras el fin sea bueno.

Escucho constantemente las siguientes excusas de chicos adolescentes: “Maestro, tuve que robar porque tenía hambre y además, mis papás no me dieron dinero” o “tuve que copiar en el examen porque no quería perder la beca y además, la noche anterior salí con mis amigos al antro y llegué cansado para estudiar” o “maestro, no tuve otra alternativa, no quería perder a mi novio y tuve que enviarle todas estas fotos mías sin ropa.” El fin justifica los medios es una excusa para alcanzar las metas a cualquier precio y sin importar las consecuencias negativas que pueden traer sus acciones. Muchas veces podemos justificar la maldad que usamos por la bondad del resultado. Sin embargo, para saber si una acción es buena o mala debemos de evaluar sus efectos. Si las consecuencias son buenas entonces podemos decir que la acción usada es buena. Sin embargo, cuando los mediostienen consecuencias negativas podemos decir que el otro lo tiene bien merecido. Es sinónimo de venganza.

Si el fin y los medios son nobles entonces podemos decir que el fin sí justifica los medios, pero si los medios no son buenos entonces el fin no justifica sus acciones. Las normas no pueden permitir que el mal se salva ante la búsqueda de un bien superior. Si la ley permite que el fin es más importante que los medios, viviremos en una sociedad anárquica donde todo es relativo y se vale. Solamente tendremos que justificar nuestras conductas al demostrar un fin loable. Enseñemos a nuestros hijos que alcanzar un buen fin también es buscar acciones positivas para lograrlo. Es fácil alcanzar fines sin importar qué medios utilizamos. Hace algunos años un chico de secundaria no entendía por qué fue expulsado de su escuela: “Maestro, solamente saqué el celular de mi compañero del escritorio del maestro que lo tenía guardado. Tenía que hablar con su mamá porque se iba a quedar por la tarde en la escuela y por eso lo tomé.” Si no enseñamos a nuestros hijos a realizar acciones positivas para lograr metas favorables, nos enfrentaremos a una generación de chicos que no asistirán a clase, encubrirán a sus amigos con conductas destructivas, robarán y hasta asesinarán y teniendo una conciencia tranquila porque su meta era positiva.”

 

Familia21​​​

Sección Vida​​​

Periódico El Norte

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*

    5 × cuatro =