Epidemia mortal del siglo XXI

¿Sabemos que casi la mitad de la población de adultos se sienten solos?

La revista Harvard Business Review (2017) publicó un artículo titulado Work and the Loneliness Epidemic (El trabajo y la epidemia de la soledad) en donde el médico Vivek Murthy comentó: «El mundo está sufriendo una epidemia de soledad».

Hace unos días tuve la oportunidad de leer el libro más reciente de Jack Eason, director ejecutivo de Crossover CUPS Mission (organización sin fines de lucro), The Loneliness Solution: Finding Meaningful Connection in a Disconnected World (La solución de la soledad: Encontrando una conexión significativa en un mundo desconectado) anunciando que la generación de adolescentes tiene el mayor problema de soledad que ningún otro grupo social en toda la historia.

Como dijo alguna vez la Madre Teresa de Calcuta: “No hay mayor pobreza que la soledad.“ La soledad se puede definir como un
sentimiento que surge de la percepción de no pertenecer a un grupo social o tengan riesgo de morir prematuramente. El estudio concluye que la ausencia de  sentirse aislado o  abandonado emocionalmente de alguien.

La soledad nos está matando. La Academia Americana de Psicología(APA) publicó un estudio titulado “So Lonenly I Could Die” (Yo pudiera morir de soledad) en el año 2017 afirmando que la soledad influye en que la personas relaciones sociales es equiparable su mortalidad a fumar 15 cigarrillos al día y consumir alcohol en exceso. Sabemos que no importa los miles de seguidores o “amigos” en redes sociales y tener un gran sentimiento de abandono social y afectivo. Lo importante es la interacción con personas cara-cara y no a través de una pantalla. El problema ha llegado a tal magnitud que el gobierno británico a creado el Ministerio de la Soledad para prevenir y reducir las consecuencias negativas del abandono social y emocional. La soledad es un problema mundial.

En un estudio realizado por Kaiser Family Foundation en el 2018 encontraron que el 9% de los adultos en Japón, el 22% en Estados Unidos y el 23% de los ingleses siempre experimentan soledad, carencia de relaciones verdaderas y abandonados emocionalmente.

La tecnología en esta  pandemia nos ha unido en este distanciamiento físico. Sin embargo, esto nunca sustituirá la vida social real y el involucramiento  emocional. Los psicólogos, terapeutas y psiquiatras alertan sobre las consecuencias de salud mental al sentirse solo como depresión, ansiedad, infartos, demencia y hasta muerte prematura. Es muy importante tener actividades en grupo como cenar juntos. Si vives en familia, hay que hacer prioritario el comer reunidos al menos una vez al día. No permitir celulares durante la cena y siendo los papás los primeros en modelar la convivencia.

Se puede pensar que el grupo de mayor soledad son las personas de la tercera edad, sin embargo, de acuerdo con un estudio realizado por Varun Soni, en las universidades americanas, encontró que son los más jóvenes entre 18 y 22 años que padecen de esta epidemia. Podemos definir a nuestra especie como seres 100% sociales y nuestra sobrevivencia depende de estar conecta dos socialmente con nuestra familia, amigos, compañeros y mundo. Podemos estar rodeados de cientos de personas o tener miles de “amigos” y “likes” en las redes sociales y sentirnos solos.

dad en nosotros. No tengamos miedo pasar tiempo pensando solos. Constantemente necesitamos  distraernos por miedo de pensar. Muchos podemos sentirnos solos en una fiesta y en cambio, una persona sola puede sentirse llena de compañía.

Lo primero que tenemos que hacer para prevenir el sentimiento de sole

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*

    diecinueve − 9 =