Autolesiones

Periódico Vanguardia

El mes pasado, febrero del 2021, impartí un taller para adolescentes sobre el tema de autoestima y cómo valorarse ellos mismos. Un tema tratado fue autolesiones o cutting o autoagresiones. Las autolesiones se definen como cualquier acción en el que alguien se causa daño a sí mismo como cortarse los brazos, piernas o estómago o también, cualquier comportamiento que pueda tener un signo de autodestrucción como no lavarse los dientes, dejar de comer o ingerir alimentos que saben que puede producir dolor.

Generalmente, no son alusivas al suicidio, sin embargo, pueden trascender a un riesgo de muerte si se corta demasiado profundo o contraer alguna infección. Hace algunos años, fui invitado a platicar a una secundaria de Monclova ya que existía una epidemia de cutting entre sus estudiantes y hasta el punto de que tres chicas adolescentes corrieron peligro en sus vidas ya que se infectaron y tuvieron que ser hospitalizadas.

Esta semana, una organización americana independiente sin fines de lucro, FAIR Health, publicó su reporte sobre los efectos emocionales del COVID-19 entre niños y adolescentes. Depresión, ansiedad, problemas de adaptación, sobredosis de drogas, trastornos obsesivos compulsivos y alimenticios ha aumentado en dimensiones muy alarmantes. Además, hay un incremento del 334% de autolesiones entre 13 y 18 años. Las autolaceraciones no solamente es cortarse usando tijeras o navajas sino además es realizarse quemaduras, golpearse, movimientos bruscos de cabeza, arrancarse el cabello o marcarse la piel con clips.

Existen muchas razones por las cuales un adolescente intencionalmente se lastima. Generalmente, es una expresión mal adaptativa para responder o reaccionar ante una adversidad o la incapacidad de canalizar en forma saludable emociones negativas. ¿Qué puede detonar que el chico o chica se autolesione?

  • Ansiedad o estrés
  • Soledad o aislamiento social
  • Ser rechazado o no pertenecer a un grupo de amigos
  • Falta de apego emocional en la familia o con sus compañeros
  • Sentimientos de vacío o falta de sentido de vida significativo
  • Adicciones o consumo de drogas

La mayoría de ellos buscan un alivio de sus sentimientos negativos y como resultado empeoran su estado de salud mental. Se puede convertir en una conducta adictiva ya que produce una sensación temporal de alivio como si fuera una automedicación. El dolor que produce una cortada estimula la liberación de endorfinas en el cerebro que pueden provocar aumento en su estado de ánimo o sentimientos de serenidad. Sin embargo, su repetición el cerebro llega a una tolerancia y cada vez más necesitará hacerse más heridas y con mayor profundidad para obtener el mismo nivel de “satisfacción de alivio.”

Los papás debemos estar atentos ante algunas señales de alerta como el uso de pantalones o manga larga a pesar del calor, vendas cubriendo sus brazos, posesión de navajas o tijeras puntiagudas o cicatrices que no puede explicar. Si observamos alguno de estos síntomas es muy importante mantener una comunicación y convivencia más cercana con ellos y recurrir ayuda profesional psicológica lo antes posible. Las autolesiones y otros problemas de salud mental no pueden esperar y menos en estos tiempos de crisis.

    Leave Your Comment

    Your email address will not be published.*

    ocho − siete =